Vídeo DESTACADO

jueves, 12 de enero de 2017

¿Cómo tener buena convivencia de pareja? CLAVES


¿Cuáles son los elementos fundamentales para tener una buena convivencia en pareja? ¿Cuáles son esos 'requisitos' o 'ingredientes' que no pueden faltar? Algunos de los que apuntan los expertos son el respeto, una buena comunicación y el intercambio de afectos y muestras de cariño.

Una de las claves fundamentales es establecer unas reglas y marcar unas pautas de convivencia. Cuanto más claras sean esas reglas y mayor sea la comunicación entre los miembros de la pareja, mejor será el resultado. De este modo lo explican a EL MUNDO las expertas en terapia de pareja, Cecilia Martín y Marina García, psicólogas del Instituto Psicode:

"Antes iniciar la convivencia, hay que aclarar de forma explícita las reglas de funcionamiento. La pareja tiene que pasar por un proceso de comunicación donde quede claro cómo se gestionarán a nivel económico, tareas domésticas, reparto de responsabilidades, invitados, las 'manías en casa' que tiene cada uno, el tiempo libre o espacio individual que cada uno necesitará, etc. Cuanta más comunicación y pactos previos se realicen más fácil es prevenir conflictos futuros".

Saber consensuar estas reglas desde el principio es un elemento imprescindible: "Las parejas más estables lo hacen y muy probablemente sea este el motivo, o al menos uno de los mas relevantes, de su estabilidad", afirma Carmen Pérez Rojas, psicóloga especialista en sexología de ISEP Clínic Málaga.

En el caso en el que las parejas decidan irse a vivir a la casa de uno de los miembros, Martín y García aconsejan que "se clarifiquen bien las nuevas reglas de funcionamiento, para que no haya conflictos territorialidad, pues la persona dueña de la casa siente en muchas ocasiones que 'invaden' su espacio". Por otra parte, y en el caso de la convivencia en que uno de los miembros lleva consigo hijos de otra relación, "es crucial, clarificar previamente, hasta dónde puede intervenir y poner límites a los niños la persona que no es su progenitor", recomiendan.

Resolver los desencuentros.

"El éxito de la convivencia dependerá de la pareja y su actitud frente al conflicto", afirma Rosa Collado Carrascosa, psicóloga especialista en Sexología y Psicoterapia Integradora del Centro de Psicología Álava Reyes. No cabe duda de que esta nueva situación de convivencia supone un cambio para ambos miembros de la pareja y como tal requerirá ciertos ajustes. Así, y según recomienda Collado, "es esencial mantener la individualidad -el ser uno mismo- y respetar al otro en sus costumbres. Por esto mismo, surgen las diferencias en muchas áreas y resultan oportunas unas buenas habilidades de comunicación y negociación para solventar situaciones y llegar a consensos".

Es importante señalar que ante los casos donde existan desacuerdos "es aconsejable compartirlo con la pareja para buscar soluciones, en lugar de ir acumulando y 'explotar' en el momento más inoportuno", aseguran Martín y García. Eso sí, "cuidado con la urgencia de resolución de conflictos. No es necesario resolver todas las diferencias hoy, podemos seguir con la conversación mañana, cuando estemos más calmados y hayamos podido meditar sobre ello", aclaran.

En las situaciones en las que durante la convivencia aparecen cosas que pueden resultar molestas, "hay que ser tolerante aunque también asertivo", afirma Collado. "Expresar aquello que nos desagrada enormemente y hacerlo con tacto y sin ofender a la persona, ayuda a la relación. Si además, le ofrecemos alternativas o peticiones de cambio concretas y el otro está dispuesto a tenerlas en cuenta, mejorará notablemente la relación desde el principio", aconseja.

10 claves fundamentales.

Algunos de los aspectos claves de la convivencia que señalan los expertos son el respeto, una buena comunicación, compartir momentos íntimos ("la relación de pareja puede ser un contexto magnifico para vivir nuestra sexualidad y esta práctica a su vez, uno de los mejores reforzadores positivos de la relación", afirma Pérez Rojas) e intercambiar muestras de cariño y afecto en el día a día.

Pérez Rojas hace hincapié en un factor relevante, al que llama 'intercambio de refuerzos positivos entre ambos': "Son numerosos los estudios que han sugerido que la reciprocidad en intercambios positivos es una característica central y básica en la interacción de las parejas armoniosas.

Suele ser bastante generalizado el devolver con inmediatez los comportamientos 'punitivos' y 'los desagrados', mientras que los comportamientos positivos, es decir, 'los agrados', no tanto. Y esto es un gran error. Cuando 'formalizamos' una relación, a menudo nos creemos que ya está todo hecho, nos relajamos y dejamos de invertir en ella y eso no tiene buenos resultados", explica.

Por su parte, las psicólogas Martín y García resumen en 10 claves, lo más importante a tener en cuenta para la convivencia en pareja:

1- La comunicación: el pilar de la convivencia es el entendimiento entre dos personas.

2- La empatía: saber ponernos en el punto de vista del otro, entender que es una persona diferente, con un punto de vista distinto al mío.

3- El respeto del espacio individual y posibilidad de desarrollo personal: todos tenemos una parte nuestra que necesitamos mantener viva para sentirnos satisfechos y darnos esa esencia que nos hace únicos y distintos de los demás, fortaleciendo la autoestima. 

4- Tiempo de ocio en pareja: para escapar de las obligaciones y problemas del día día, compartir situaciones positivas que amortigüen el impacto de las negativas.

5- La expresión de afecto: no solo es importante saber que nos quieren, oírlo y sentirlo con besos y abrazos lo hace más intenso y fortalece el vínculo.

6- El agradecimiento y reconocimiento: es necesario saber que nos admiran, nos ayuda hacerlo recíproco y el clima es más positivo.

7- Momentos de intimidad y pasión: clave para mantener la chispa en la pareja.

8- Evitar reproches y trabajar la aceptación del otro que, como todos, no es perfecto y tiene fallos.

9- Ser generosos en las tareas y responsabilidades de la casa. En unas etapas uno puede realizar más que el otro. No ser rígidos buscando que el otro haga justo el 50%, aunque es importante que haya un equilibrio.

10- No exigir, y centrarnos más en dar que en recibir.






Lleguemos al Millón dando Me gusta:

1 comentario: